martes, 3 de enero de 2017

DONALD TRUMP… COMPLICA LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ… DE MÉXICO…


Trump pone entre las cuerdas a Mexico por su nueva política automotriz
el nuevo Ford Fiesta no se construirá en Mexico


   
el CEO de Ford no reconcoe las amenazas de Trump
En estas horas Donald Trump, hace cumplir lo que prometió en su campaña, acorralando a la industria automotriz de México, para que las inversiones vuelvan a Estados Unidos. Con el objetivo de recuperar la alicaída industria automotriz de Estados Unidos, Trump, presionó en estas semanas a Ford, para que cancele una inversión en San Luis de Potosí de U$S 1.600 millones. Unas de las mayores  de la industria automotriz en los últimos años. A lo que Ford aunque no lo reconozca, accedió.  Ford pensaba construir una fábrica de alta tecnología destinada producir vehículos en el 2018. La nueva planta comenzaría a construirse este año y para el 2020, daría empleos directos a unas 3.000 personas. Pero la presión ejercida por Trump, estos días luego de reunirse con el presidente de Ford, hecho para atrás esta inversión, anunciando que no construirá una nueva planta en México. Y que destinara la mitad de esa inversión en construir una planta en Detroit, para desarrollar vehículos eléctricos y que empleará a 700 personas. La presión y amenazas de Tremp, nos e quedaron en Ford. También fue dirigida a GM que tenía intenciones de instalar una planta en México para producir modelos globales como el nuevo Cruze. 

      
Las amenazas de Trump a la industria automotriz, provienen de las promesas de campaña, donde el presiden electro dejo en claro que,  no quiere que se produzcan más unidades en México. Propone  que los autos, camionetas y camiones se construyan en Estados Unidos, para generar trabajo. La industria automotriz en Estados Unidos ha venido desplazando mano de obra desde el año 2008, cuando comenzó la crisis de las hipotecas y la tendencia sigue aún. El país más beneficiado por esta crisis americana, fue México, principal abastecerlo de vehículos a Estados Unidos. Por esta razón Trump, sentenció a los CEO de los principales fabricantes de autos y camiones que si no generan mano de obra en Estados Unidos y si no congelan las inversiones en México, se les cobrara aranceles a los vehículos fabricados en el país latinoamericano.

Trump apoya a Volvo Group (Volov - Mack) en la industria de camiones cuyas plantas se encuentran en suelo americano

Esta orden ha puesto a México en una situación de alerta roja, ya que lo de Ford, es el inicio de una serie de cancelaciones de inversiones que podrían acontecer en los próximos meses. Y no solo eso, muchos temen que algunos modelos hoy producidos en forma exclusiva en México, podrían trasladarse a Estados Unidos nuevamente. Nuestra pregunta es que pasara por ejemplo con Navistar donde la mayor producción de camiones de clase 8 está en México. O con Daimler donde también la mayor producción de camiones Cascadia se encuentra en este país. Se vienen momento turbulentos para la industria automotriz de México, tal como lo anunciáramos hace unas semanas atrás. México es un país muy dependiente de la economía de Estados Unidos y su industria automotriz fue desarrollada para abastecer a este país. Por ejemplo Ford de México, es el cuarto productor global para la marca del ovalo,  luego de Estados Unidos, Alemania y China. Deberemos estar atentos a ver qué pasa en las próximas semanas… pero las cartas están echadas por parte de Trump… esto es solo el comienzo..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada