martes, 29 de diciembre de 2015

EL PROBLEMA DE LAS NUEVAS NORMAS EURO EN UN PAÍS EN CRISIS… QUIEN PAGA EL COSTO…


Volvo FH 16



 

Volvo FL
La aplicación de las normas Euro 5 podría ser un problema para el transporte terrestre de Argentina, ya que su implementación, se realizar en un momento de crisis económica, en un país que no crece. Para salir de esta traba, el gobierno del Ing. Mauricio Macri debió devaluar para establecer una única paridad dólar peso en este país. En este marco, nos encontramos con una implementación de normas de emisiones, en este caso las EURO 5, que se han venido prorrogando su implementación desde el año 2012.  Ese año fue el elegido para ser introducido en Brasil y Argentina, pero aquí por los problemas energéticos, no pudo llevarse adelante. Ahora quien se hará cargo del costo de la implementación? Esta es la principal pregunta, tenemos, camiones más costosos, primero por la devaluación del peso frente al dólar, seguido por un aumento del  precio de las unidades de entre un 15%  a un 20%, por el uso de nueva tecnología, más el costo diesel, que se asemeja al precio de la gasolina Premium. Pues los diésel de bajo contenido de azufre, que necesita la Euro 5 para funcionar, requieren de un mayor costo de producción. A ello hay que sumarle el costro de la urea liquida o ARLA 32 y el aceite especial que deben usar los motores. Y que decir del mantenimiento y filtros de combustibles especiales. Quien entonces, tendrá en cuenta la situación del transporte en argentina, que esta atravesando un verdadera crisis de costos.  Están en condiciones de comprar unidades EURO 5, a nuestro entender NO.

 
International ProStar EX - 2015

CAÍDA EN LAS VENTAS: La realidad demuestra que los países que han cambiado a normas más severas en materia de emisiones, tienen como consecuencia directa la caída en las ventas en el primer año. Ya que nadie esta dispuesto a cambiar por una nueva tecnología de emisiones que no tiene como consecuencia una retribución directa al negocio, con el solo objetivo de contaminar menos. El estado tendría que trabajar en otorgar subsidios bien dirigidos, a los fabricantes e importadores para financiar los nuevos camiones, para estimular al transporte a renovar las unidades por esta nueva tecnología. De no ser así se hará cuesta arriba las ventas durante el 2016.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada