domingo, 2 de noviembre de 2014

REPARAR COMO SE PUEDE O COMO SE DEBE…?




chasis siniesrado
 
 
banco de enderezamiento JOSAM - Mack Vision Pinnacle UPS

Uno de los mayores problemas que se presenta luego de un siniestro de un camión, es ver si se puede reparar o recuperar. Es una tarea que parece fácil, pero no lo es tal. Un camión de última generación es muy complejo. No solo por la electrónica embarcada, en su motor, transmisión, sino por componentes auxiliares de la conducción, por ejemplo, los controles de estabilidad, de tracción, ABS, etc. Pero también habrá que tener en cuenta la cabina, uno de los componentes más costosos de una unidad pesada. Las nuevas cabinas utilizan diversos aceros de ultra alta resistencia, que permiten que estas sean una célula de supervivencia. También las de aluminio, están conformada por aleaciones especiales. Por lo tanto estas cabinas deben repararse bajo los estrictos paramentos de los fabricantes.
taller modelo JOSAM - Suecia


 Es así que la cabina, debe tener un tratamiento de reparación que asegure no solo lo estético sino que luego pueda permitir una resistencia tanto a los impactos frontales, como los traseros en la espalda y también a los vuelcos. Nunca deben reconstruirse cabina con pedazos de otras, ya que la rigidez y capacidad de absorción de impactos se verá fuertemente disminuida. Las soldaduras en muchos casos son especiales y deben ser realizadas por profesionales. Inclusive algunos componentes de las cabinas de acero y aluminio, están pegados, con adhesivos especiales, que solo curan en una atmósfera controlada. Esto también se aplica a los chasis o largueros, que en los siniestros sufren muchas veces deformaciones. Aquí se hace necesario recuperar su forma original. Pero para ello se  deben realizar un trabajo profesional con el herramental adecuado. Aquí se utilizan bancos de enderezamiento hidráulicos. Asistidos con herramental que aporta temperatura mediante inducción eléctrica, para calentar los largueros. 

Chasis Volvo FH siniestrado en banco JOSAM



 Nunca, como es común y aceptado por la gran mayoría, se debe realizar un calentamiento de los largueros mediante el uso de soplete. Aplicando calor intenso directamente sobre la pieza.  Esto por un lado generará una transformación molecular interna y templará la zona. Lo que aumentará la fatiga y la solicitud a rotura del larguero. Hay que saber que el chasis es una viga realizada con largueros y travesaños, de aceros de alta resistencia, cuya superficie es dura pero con el alma del mismo blanda, para resistir así las torsiones al que está sometido. Es por ello que una reparación de una unidad debe hacerse como se debe y no como se puede. Pues la reconstrucción debe estar certificada o garantizada por el fabricante de la unidad, habilitando así el taller de reparación. A tener mucho cuidado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario